Es un hecho común hay personas que tienen más tolerancia a agentes que pueden ser alérgicos para otras, y que inclusive, estas personas con mayor

perfumes de imitación

tolerancia puedan verse afectadas sin razón aparente por productos que no son originales o de consumo popular.

Los perfumes no se escapan de esta realidad. ¿No te ha pasado alguna vez que cuando usas un perfume barato, de repente tengas un dolor de cabeza, quizás un ligero mareo, estornudos o alguna irritación en la piel? Si tu respuesta fue si, entonces estas en el sitio indicado.

Muchos estudios al pasar de los años han evidenciado que la industria de las fragancias es un mundo con pocas regulaciones, y que, al realizar análisis a las fragancias, específicamente los perfumes de imitación, encontraron que están compuestos de químicos que pueden dañar tu organismo desde irritaciones en la piel y estornudos, hasta malfuncionamiento de glándulas e inclusive cáncer. Esto no es de esperarse, puesto que estas fragancias no tienen la obligación de decirte con que productos químicos se realizan; esto, precisamente por el tema del control mencionado anteriormente, y cubriéndose bajo la tela de que son “secretos comerciales”. Por suerte, la alternativa de los perfumes importados siempre sea viable y segura en toda ocasión.

Aquí encaja a la perfección ese famoso dicho que dicta que “lo barato sale caro”. Es tan sencillo como que un perfume de importación de una marca de renombre tiene controles de calidad estrictos que no pasan nada por alto. Son mucho más costosos, si. Pero toma en cuenta tu salud, por no mencionar la factura del médico y los medicamentos que posiblemente tengas que consumir después de una alergia o algún efecto segundario al usar un perfume de imitación.

Lo importante del caso es que, si, los perfumes de imitación son capaces no solo de dañar tu piel, sino de generar enfermedades de tipo glandular. Recordemos que las sustancias que estamos aplicando a nuestro cuerpo son absorbidas casi inmediatamente por la piel, de ahí pasan al torrente sanguíneo y luego al corazón, para finalmente ser distribuido por todo el cuerpo. Esto llama un poco la atención cuando usamos productos de belleza que no sean naturales o importados.

Lo que nos lleva a otro punto que no podemos dejar de lado: Los aceites esenciales. 

Los aceites esenciales están estructurados con aromas de flores y hierbas que al mezclarlos con aceites, los convierte en excelentes perfumes naturales. Es importante acotar, que una alternativa asombrosa, si no tienes una buena posición económica y solo puedes comprar perfumes de imitación, son los perfumes naturales. Tomando en cuenta esto, un poco de aceite esencial diluido en un poco de agua es una llamativa y muy práctica forma de conseguir fragancias duraderas y de un muy agradable olor.

De igual forma, es importante no sobre usar los perfumes. Independientemente de que la fragancia sea de imitación o importada, el uso excesivo de esta puede ser igual de dañino en todos los casos. Es recomendable usar los perfumes con moderación (incluso los perfumes importados), una vez al día como máximo, puesto que, como se menciono anteriormente, la piel absorbe todo este coctel de químicos que nos terminan haciendo mal a la salud.

Hay muchísimas alternativas para los perfumes de imitación que fácilmente podrían hacerle daño a su piel. De igual forma mientras no existan regulaciones para estos accesorios, no estamos seguros al 100%. Si no estás en la seguridad de escoger una fragancia o has probado varias y todavía tienes problemas con tu piel, visita a un médico o un dermatólogo para que te guíen en tu camino a la fragancia perfecta.

Recuerda que tu salud vale más que un perfume de 300$.